Lepidóptero




Abatida, divise de nuevo el alba, que insomne noche tras noche, con mi corazón en penumbra, conseguía admirar el imponente sol que acariciaba mis plateadas canas. Sabia que estaba cansada, que debía detenerme a recobrar el aliento que me faltaba, mis manos hundidas en arrugas y pesadillas decorando mis ojos con ojeras gritaban a los demonios de mi alma palabras que yo ya no entendía.

Neófita en la soledad, y pusilánime a mi realidad, entre en un trance con forma de capullo, purpúreo, níveo.

Soñé que me lamia un fulgor yerto, gélido; dude, me pregunte si realmente era un sueño.

Desperté desnuda, renovada; mis ojera, canas y arrugas cambiaron por una belleza juvenil, sufrí una metamorfosis que me transmuto a un ser cruento, un sicario de sueños perdidos, asesina de ilusiones y arco iris, silencios condenados a un eterno calabozo.

Me sentí horrorizada al ver reflejadas, en el charco de líquido cristalino que salio del capullo, las alas membranosas que in nuevo miedo preparaba para mi, pronunciando mi ya exagerada lepodópterofobia.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 

Twitter Updates

Turistas en Binyeland

Meet The Author

Copy and WIN : http://ow.ly/KNICZ Copy and WIN : http://ow.ly/KNICZ